Helado de sandía y arándanos para merendar

En: Recetas 17/08/2017 Comentario: 0

Preparar helado requiere algo de cuidado y un poco de paciencia. ¿Tenéis una tarde de verano libre y queréis divertiros con un pequeño reto? Entonces es muy buena idea que probéis qué tal se os da preparar estos refrescantes helados de fruta. ¡Seguro que os encantan! 

La sandía es una de las frutas del verano por excelencia, tiene una gran cantidad de agua y muy rica en fibra y antioxidantes. A nuestro helado también le añadiremos arándanos porque le dará un punto dulce y un acabado muy vistoso. ¿Comenzamos?  

Estos son los ingredientes para preparar el helado de frutas:

- 500 gr de sandía sin pepitas

- 250 gr de azúcar de caña

- 400 ml de nata para montar

- 25 gr de glucosa líquida

- 150 gr de arándanos

A excepción del azúcar y la glucosa, dejaremos los ingredientes una noche antes en la nevera porque queremos que estén muy fríos. No necesitáis ninguna maquinaria específica y podéis trabajar con los utensilios que tenéis en casa. Para conseguir una textura cremosa necesitaremos un poco de tiempo, además, es importante que añadamos la cantidad de azúcar indicada porque, al congelarse, nuestra base puede perder dulzor. Os recomendamos que utilicéis azúcar de caña integral de panela que podéis comprar en nuestra tienda ecológica online

Primero montaremos la nata y la reservaremos. Después trituraremos la sandía y añadiremos al vaso el azúcar de caña y la glucosa líquida. Este último producto evita que los ingredientes cristalicen, hará que el proceso de congelación sea más sencillo y ayudará a que el helado quede suave y muy cremoso.

Añade la nata montada con movimientos grandes para que la mezcla vaya cogiendo aire. Después, introdúcela en un recipiente metálico y déjalo unas horas.

Cuando veas que ya ha empezado a formar unos pequeños cristales, es el momento de volver a batirlo con energía (con un tenedor o con unas varillas). Tendremos repetir este paso dos o tres veces; así romperemos todas las pequeñas láminas de hielo y conseguiremos que nos quede como en una heladería.

Incorpora los arándanos la última vez que vayas a batirlo y deja que se congele. Evitarás que los frutos rojos se rompan. ¿No crees que es una delicia conseguir un helado natural y casero tan delicioso?

Comentarios

Deje su comentario